Si eres libre, ése es el precio que tienes que pagar: la soledad